Rehabilitación de la marcha

En muchas ocasiones, quienes sufren enfermedades de origen neurológico pierden la capacidad de llevar a cabo la marcha. También pueden perder el patrón con el que se realiza esta actividad se ve alterado, ya sea por trastornos motores, de sensibilidad, de equilibrio, etc.

Para poder recuperar dicha capacidad de caminar, existen unos dispositivos robóticos conocidos como sistemas efectores finales de marcha, entre los cuales podemos encontrar el Lexo

¿Qué es Lexo?

Un sistema efector final de marcha es aquel que, mediante elementos robóticos, permite a la persona la realización de los movimientos que componen el ciclo de la marcha a partir de la unión de la persona a su estructura. 

En el caso de Lexo, consiste en un robot en el que debe quedar fijada la persona por unos agarres en los pies, unos soportes pélvico y dorsal, así como por un arnés tanto de seguridad como de suspensión. Es posible ajustarlo con el fin de aliviar el peso corporal que deben soportar los miembros inferiores de la persona. 

Además, Lexo también incluye un software que permite obtener datos objetivos instantáneos sobre las cualidades de la marcha del paciente. También incorpora experiencias de realidad virtual para la puesta del paciente en diferentes entornos y para que la actividad se presente de una forma más divertida. 

Beneficios de Lexo en la rehabilitación de la marcha

El sistema efector final Lexo proporciona diferentes beneficios para la persona que quiere hacer rehabilitación de la marcha. Entre otros, podemos destacar:

  • Colocación del paciente: mejor circulación, aumento del volumen respiratorio, aumento del peristaltismo, mayor solicitación de la musculatura erectora del tronco, aumento del nivel atencional… 
  • Propio movimiento del cuerpo: mayor movilidad articular, mejor retorno venoso, mejoría del tono muscular, aumento de la resistencia cardiorrespiratoria… 
  • Beneficios específicos de la rehabilitación neurológica que puede brindar: proporciona un feedback tanto visual como propioceptivo. Hace a la persona consciente de cómo es la ejecución de sus movimientos y constituye una guía sobre qué se debería hacer para mejorarlos.

Lexo es adecuado para que el paciente conozca el movimiento de su propio cuerpo durante la marcha y sea capaz de cambiarlo. Permite la adquisición de nuevos patrones en la deambulación con el objetivo de que éstos sean automatizados. 

¿Quiénes pueden utilizar Lexo?

De este modo, Lexo es un dispositivo apto para personas con diferentes patologías, como podrían ser ictus, párkinson, lesión medular, ataxia o esclerosis múltiple; y no es un requisito específico que la persona que va a hacer tratamiento en él deba poder realizar una deambulación autónoma previamente.

En Neuron queremos seguir apostando por la tecnología, de modo que hemos adquirido este novedoso dispositivo con el objetivo de que todos aquellos pacientes puedan beneficiarse de él. Nuestros terapeutas han recibido entrenamiento específico para poder sacarle el máximo partido a los tratamientos complementándolos con esta herramienta, así como para aconsejar en cada caso de forma individualizada si su empleo sería óptimo o no.

Elena Lozano

Fisioterapeuta en Neuron