PARKINSON

QUÉ TRATAMOS

Síntomas y opciones de tratamiento de la enfermedad de Parkinson

El tratamiento del Parkinson requiere de diferentes tipos de terapias. Es preciso conocer nociones de esta enfermedad para poder brindar la ayuda que requiera la persona que la padezca.

La Enfermedad de Parkinson es una enfermedad crónica y progresiva, perteneciente a los llamados trastornos del movimiento. Se caracteriza por la disminución de la dopamina en el cerebro, necesaria para la transmisión de información que coordina el movimiento.  Esto, a su vez, impide que otras partes del cerebro funcionen correctamente, lo que da lugar a una serie de síntomas motores y no motores, cuya evolución no va a seguir el mismo curso en todas las personas.

Es un proceso neurodegenerativo complejo de aparición en la edad adulta y que constituye la segunda enfermedad neurodegenerativa más frecuente después de las demencias, como el Alzheimer. Aunque su etiología es aún desconocida, la causa podría ser la suma de factores ambientales y genéticos. La enfermedad de Parkinson se caracteriza por la pérdida de neuronas dopaminérgicas del mesencéfalo, así como la aparición de inclusiones intracelulares llamadas cuerpos de Lewy.

Se caracteriza por la aparición de la tríada motora acinesia o lentitud en los movimientos, temblor de reposo y rigidez. Por este motivo siempre ha sido considerada y estudiada como un trastorno motor. Sin embargo, la enfermedad de Parkinson también presenta manifestaciones no motoras como la apatía, el deterioro cognitivo o los síntomas disautonómicos, entre otros. Estos síntomas, debido a su impacto en la calidad de vida de las personas y la necesidad de su tratamiento, han hecho que sean incluidos como parte integral de la enfermedad de Parkinson y su tratamiento. 

Aunque en la actualidad no existe un tratamiento curativo, sí hay muchas opciones terapéuticas y rehabilitadoras, que permiten un buen control de los síntomas  de la enfermedad en cada fase.

Posibles síntomas de la Enfermedad de Parkinson:

  • Síntomas motores: temblor en reposo, rigidez muscular, lentitud del movimiento, alteración de la postura y el equilibrio, marcha festinante, micrografía, disartria, hipofonía, sialorrea, dificultades respiratorias, etc.
  • Síntomas no motores: síntomas emocionales como ansiedad, depresión, apatía y la aparición de deterioro cognitivo, viéndose afectadas la memoria, la atención o la velocidad de procesamiento, trastornos del sueño, trastornos sensoriales (alteración auditiva, olfativa, visual), incontinencia urinaria, entre muchos otros.

 

Conforme la enfermedad avanza, las manifestaciones motoras que inicialmente se presentan en un hemicuerpo, se generalizan afectando también al lado contralateral, aunque la enfermedad suele mantener cierto grado de asimetría a lo largo de toda su evolución. 

Con la progresión de la enfermedad aparece deterioro de las llamadas manifestaciones axiales, que incluyen manifestaciones motoras que pueden ser gravemente incapacitantes, como la alteración de los reflejos posturales y la imantación de la marcha, la hipofonía, la disartria y la disfagia. Por otro lado, cabe destacar que la prevalencia de la demencia en la enfermedad de Parkinson, ocurre en el 83% de las personas que los sufren después de 20 años de enfermedad. Esta demencia se caracteriza por el deterioro en varios dominios cognitivos como son la atención, la función ejecutiva, la memoria, la función visoespacial y la apatía, entre otros. 

Posibles tratamientos de la Enfermedad del Parkinson

El tratamiento de la enfermedad de Parkinson tiene un efecto estrictamente sintomático. Ningún medicamento para  la enfermedad ha demostrado efecto curativo en los ensayos clínicos realizados hasta la fecha. El tratamiento se adapta a la evolución de la enfermedad, la fase de la misma, el tipo de sintomatología y la discapacidad que conlleva (motora o no motora). El tratamiento de la enfermedad de Parkinson debe ser transdisciplinar e implica a fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales,  logopedas, neuropsicólogos y trabajadores sociales, entre otros profesionales. 

Siendo la Enfermedad de Parkinson el trastorno de movimiento más frecuente, también cabe destacar la existencia de otros trastornos de menor prevalencia, como la distonía, corea de Huntington, balismo, atetosis, mioclonías, discinesias, síndrome de las piernas inquietas, etc.

¿Cómo ayuda Neuron en la recuperación de una persona que sufre la enfermedad de Parkinson?

Nuestro equipo desarrollará un plan de tratamiento personalizado y lo más beneficioso posible, con el objetivo de controlar los síntomas de la enfermedad, maximizando la función a medida que la enfermedad avanza y con ello lograr una mejora de la calidad de vida de las personas con Parkinson u otros trastornos del movimiento.

ALGUNAS ENFERMEDADES QUE TRATAMOS

Te acompañamos en la rehabilitación del daño cerebral adquirido, lesión medular, y otras patologías de origen neurológico. Un objetivo, un nuevo concepto terapéutico y todas las posibilidades de rehabilitación para adaptarnos a tus necesidades, sean las que sean. Nuestra rehabilitación ofrece soluciones flexibles y eficaces, adaptadas a cada persona.

CONTÁCTANOS

Pide una primera visita para que valoremos tu caso