Fisioterapia y rehabilitación neurológica

Tras sufrir un daño neurológico es de vital importancia realizar una rehabilitación adecuada. Sobre todo para recobrar la máxima funcionalidad posible, especialmente en aquellas patologías cuya evolución y recuperación dependen en gran parte del factor tiempo. Ahí es donde entra en juego la fisioterapia.

Esta fisioterapia está integrada por un conjunto de diversas técnicas que pueden marcar la diferencia en el transcurso de la enfermedad. 

Fisioterapia neurológica 

La fisioterapia en el ámbito de la rehabilitación neurológica tiene la particularidad de que, además de enfocarse hacia la pérdida de motricidad, debe trabajar de forma transdisciplinar, en la gran mayoría de los casos, para ayudar a mejorar el aprendizaje de las tareas de la vida diaria desde las esferas cognitiva y emocional de la persona.

Un ejemplo de este tipo de trabajo rehabilitador se da cuando existen problemas atencionales, de memoria, de comprensión, de planificación, miedos y fobias, etc... Todos estos pueden afectar a la actividad motora que se quiere trabajar. 

La fisioterapia neurológica, puede emplearse tanto en el paciente adulto como en niños. En ambos casos, el abordaje será diferente.

En la fisioterapia infantil se debe buscar la comprensión de las tareas por parte del niño a través de la vida diaria o el juego.

Mientras que en adultos, el enfoque de la terapia se basa en la mejora de capacidades motóricas. Enfocándose de manera más específica y con mayor comprensión por parte de las personas.

 

Rehabilitación de la marcha 

El objetivo más común para los pacientes que asisten a sesiones de fisioterapia suele ser la rehabilitación de la marcha

Desde Neuron, la rehabilitación de la marcha se basa en una intervención intensiva, buscando la mayor independencia de la persona, mejorando la estabilidad, reduciendo el riesgo de caídas durante la misma, así como aumentar los desplazamientos en el medio. 

Por lo que se intenta mejorar la capacidad de autonomia. Reduciendo el número de ayudas externas, tanto por parte de terceras personas, como de ayudas técnicas, además de buscar desplazamientos por diferentes entornos. 

Por último, los fisioterapeutas siempre se basan en las prioridades de las personas, estableciendo objetivos de importancia para ellos, de forma realista y teniendo en cuenta la participación en el día a día. 

Fisioterapia neurológica y evidencia científica

Por otro lado, como técnicas de fisioterapia neurológica, se han de utilizar aquellas que estén basadas en la evidencia científica.

Entre este tipo de técnicas, basadas en la evidencia científica, destacan algunas de naturaleza muy diversa en comparación a otras ramas de la fisioterapia más conocidas, como la deportiva o la traumatológica.

En el campo de la fisioterapia neurológica, existen algunas técnicas que son iguales pero se emplean de forma diferente (teniendo en cuenta otros factores dependientes de la patología). Y las restantes son totalmente diferentes y específicas para el daño neurológico.  

Fisioterapia neurológica: punción seca 

Ejemplo del segundo caso podría ser la punción seca, muy popular en el ámbito de la fisioterapia en los últimos tiempos, pero con particularidades en la rehabilitación neurológica. En lugar de utilizarse en síndrome del dolor miofascial, se emplea de manera puntual para el manejo del dolor de personas con algias.

 

Fisioterapia neurológica: técnicas de representación del movimiento

En cambio, entre los métodos que se emplean más específicamente en fisioterapia neurológica, últimamente se están introduciendo las técnicas de representación del movimiento en daño cerebral: imaginería motora, entrenamiento por observación de acciones y terapia de espejo).

Estas técnicas se basan en la existencia de las "neuronas espejo", es decir, neuronas que  se activan durante la observación, ejecución o imaginación de movimientos. Tales técnicas tienen como objetivo el aumento de la representación cortical a nivel sensoriomotor. Pudiendo ayudar a una parte del cuerpo que ha quedado afectada después del daño cerebral. 

 

En definitiva, la fisioterapia en la neurorrehabilitación, conformada por la diversidad de técnicas que emplea, se pone al servicio del paciente para facilitar sus actividades diarias, teniendo en cuenta su estado actual (planos físico y cognitivo) y su entorno.

Supone un acompañamiento en el que el paciente es el protagonista y toma sus propias decisiones, pero en el que se le proporcionan las pautas necesarias para el cumplimiento de los objetivos propios. 

 

Elena Lozano Cavero

Fisioterapeuta en Neuron Modesto.