Lesión Medular: complicaciones y rehabilitación

lesión medular

La incidencia anual de lesión medular se estima entre 40 y 80 casos por millón de habitantes. Hasta el 90% de estos casos se deben a traumatismos; Sin embargo, la incidencia de lesiones no traumáticas está aumentando.

El concepto de lesión de la médula espinal se refiere al daño a la médula espinal debido a un traumatismo, enfermedad o degeneración.

El grupo de edad más peligroso es especialmente entre los 20 y 29 años, y los mayores de 70 años. El riesgo de muerte alcanza su punto máximo durante el primer año después de la infección, y sigue siendo alto en comparación con la población general.

Las personas con lesiones de la médula espinal tienen de dos a cinco veces más probabilidades de morir prematuramente que otras.

¿Qué es la lesión medular?

La lesión medular es una afectación en la médula espinal, que forma parte del Sistema Nervioso Central y constituye la vía principal por la que el cerebro recibe información del resto del organismo y envía las órdenes que regulan los movimientos. Es un cordón nervioso que, protegido por la columna vertebral, se extiende desde la base del cerebro hasta la región lumbar.

Los nervios raquídeos aparecen a lo largo de la columna vertebral y, según la región de la que emergen, se denominan: cervicales, torácicos, lumbares o sacros. Cuando se produce una lesión medular esta conexión nerviosa se ve interrumpida o alterada.

¿Cuáles son las consecuencias de una lesión medular?

Esta afectación puede ser consecuencia de un traumatismo (accidente laboral, deportivo, fortuito, de tráfico, etc.), una enfermedad (tumoral, infecciosa, vascular, etc.) o de origen congénito (espina bífida).

La lesión medular puede producir parálisis de la movilidad voluntaria y ausencia de toda sensibilidad por debajo de la zona afectada, falta de control sobre los esfínteres, trastornos en el campo de la sexualidad y la fertilidad, alteraciones del Sistema Nervioso Vegetativo y riesgo de sufrir otras complicaciones (úlceras de decúbito, espasticidad, procesos renales, etc.).

Lesión de la médula espinal

Este tipo de lesiones afectan a la médula espinal, que es parte del sistema nervioso central y la principal vía a través de la cual el cerebro recibe información del resto del cuerpo y envía comandos que regulan los movimientos. Es un nervio espinal que se extiende desde la base del cerebro hasta la parte baja de la espalda.

Los nervios raquídeos aparecen a lo largo de la columna y, según la región en la que aparezcan, se denominan: cervicales, torácicos, lumbares o sacros. Durante una lesión de la médula espinal, esta conexión nerviosa se rompe o cambia.

Complicaciones de la lesión medular

Al principio, los cambios en la forma en que funciona el cuerpo pueden ser abrumadores. Sin embargo, el equipo de rehabilitación te ayudará a desarrollar las herramientas que necesitas para abordar los cambios causados por la lesión de la médula espinal, además de recomendar equipos y recursos para fomentar la calidad de vida y la independencia. 

Áreas que son afectadas por la lesión medular:

  • Control de la vejiga: la vejiga continuará almacenando la orina de los riñones. Sin embargo, es posible que el cerebro no pueda controlar la vejiga porque se ha lesionado el portador del mensaje. Los cambios en el control de la vejiga aumentan el riesgo de contraer infecciones de las vías urinarias. Los cambios también pueden causar infecciones renales y cálculos renales o vesicales. 

  • Control intestinal: aunque el estómago y los intestinos funcionan de manera muy similar a como lo hacían antes de la lesión, la evacuación se suele ver afectada. Se debe realizar una dieta rica en fibra y trabajo de rehabilitación para aprender formas de controlar los intestinos.

  • Lesiones por presión: también conocidas como úlceras por presión o UPP. Por debajo del nivel neurológico de la lesión, es posible que hayas perdido parcial o completamente la sensación en la piel. Por lo tanto, la piel no podrá enviarle un mensaje al cerebro cuando se lesiona por ciertas razones como la presión prolongada. Esto puede hacer que seas más propenso a las UPP; sin embargo, cambiar de posición con frecuencia te ayudará a prevenirlas.

  • Control circulatorio: una lesión de la médula espinal puede causar problemas circulatorios que van desde presión arterial baja al levantarse hasta hinchazón de las extremidades. Otro problema con el control circulatorio es un aumento de la presión arterial que puede poner en riesgo la vida.

  • Sistema respiratorio: una lesión puede dificultar la respiración y la tos si los músculos abdominales y torácicos están afectados.

  • Problemas respiratorios: el nivel neurológico de la lesión determinará qué tipo de problemas respiratorios puedes tener. Si tienes una lesión de la médula espinal cervical y torácica, puedes tener un mayor riesgo de neumonía u otros problemas pulmonares. Los medicamentos y la terapia pueden ayudar a prevenir y tratar estos problemas.

  • Densidad ósea: después de una lesión de la médula espinal, hay un mayor riesgo de osteoporosis y fracturas por debajo del nivel de la lesión.

  • Tono muscular: algunas personas con lesiones de la médula espinal tienen uno de los dos tipos de problemas con el tono muscular: espasticidad o flacidez.

  • Condición física y bienestar: la pérdida de peso y la atrofia muscular son comunes poco después de una lesión de la médula espinal. La movilidad limitada puede tener como resultado un estilo de vida más sedentario, lo que te pone en riesgo de tener obesidad, enfermedad cardiovascular y diabetes.

  • Salud sexual: los hombres podrían notar cambios en la erección y la eyaculación; las mujeres podrían notar cambios en la lubricación después de una lesión de la médula espinal.

  • Dolor: algunas personas tienen dolor, como dolor muscular o articular, por el uso excesivo de determinados grupos musculares. La neuralgia puede ocurrir después de una lesión de la médula espinal.

  • Depresión: afrontar los cambios que conlleva una lesión de la médula espinal y vivir con dolor causa depresión en algunas personas.

Es de vital importancia, el manejo de todas las consecuencias que ocasiona una lesión medular. Durante el proceso de rehabilitación, todos los profesionales del equipo de Neuron trabajan y enseñan formas de eliminar o sobrellevar dichas consecuencias.

Tipos de lesión medular

Las lesiones medulares se pueden clasificar según el nivel de la lesión, la extensión de la lesión o los síntomas que se presenten.

Tetraplejía:

Si la parálisis  afecta a las dos extremidades superiores  y a las dos inferiores.

Paraplejía:

Si la parálisis afecta a las extremidades inferiores.

Según la extensión de la lesión.

  • Completa: Si la lesión afecta totalmente a la médula.

  • Incompleta: Se trata de una lesión  parcial  de la médula y una porción  medular indemne. En los casos de los síndromes o lesiones medulares incompletos, la médula espinal no está completamente dañada a nivel transversal, por lo que la persona no experimenta ni una parálisis total, ni una pérdida total de la sensibilidad, se pueden encontrar con los siguientes casos:
    • Hemisección medular o síndrome de Brown-Séquard
    • Síndrome centromedular
    • Lesión combinada de cordones posteriores y laterales
    • Síndrome de astas anteriores
    • Síndrome de vía piramidal y asta anterior combinada

Según los síntomas que presente.

  • Espástica: Esta lesión se caracteriza porque  los músculos del paciente, por debajo de la lesión, presentan un estado de rigidez y de difícil movilización. Los estímulos  en la región corporal, correspondiente a la parte inferior  a la lesión, obtienen una respuesta de  movimientos reflejos desordenados.

  • Flácida: Los pacientes que sufren este tipo de lesión presentan los músculos blandos y sin dificultad para su movilización, por debajo de la lesión. Con el tiempo  se va produciendo cierto grado de atrofia, lo que le confiere un aspecto de delgadez de las zonas afectadas.

Centro de rehabilitación de lesión medular

Como se ha mencionado con anterioridad, los terapeutas dedicados a la rehabilitación trabajaran con las personas que han sufrido una lesión medular para enseñarla y trabajar aquellas complicaciones sucedidas tras el daño. 

En Neuron, contamos con un equipo de profesionales de diferentes especialidades; terapeutas ocupacionales, logopedas, fisioterapeutas, psicólogos y neuropsicólogos para realizar un abordaje integral y transdisciplinar, con objeto de hacer frente a las necesidades de las personas.

En nuestros centros, el eje central del tratamiento son las personas, por lo tanto, son ellos quienes dictan los objetivos que quieren seguir. Los profesionales guían, valoran y elaboran planes de actuación para la consecución de dicho objetivos.

¿Cómo conseguimos estos objetivos? Gracias al equipo de profesionales especializados en el campo de la neurología, terapias intensivas apoyadas en evidencia y dispositivos robóticos vanguardistas.

David Rodríguez Martínez – TO

Robótica para la lesión medular 

Algunos de los dispositivos con los que contamos en los centros Neuron:

  • Omego®: Plus, sistema de terapia robótica para las extremidades inferiores, apoya al paciente desde la rehabilitación temprana hasta la posibilidad de verticalización. Se compone de dos unidades que permiten la movilización de la persona sin esfuerzo, aislada y enfocada, 
  • C-MILL: carril de marcha con cinta y suspensión para trabajar la marcha sin gravedad y de manera segura
  • Hunova y Tymo: como sistema posturográficos robótico para la rehabilitación del equilibrio, el control postural y la propiocepción, pudiendo trabajar tanto en sedestación como en bipedestación
  • Fesia Walk, Fesia Graps, Bioness H200, Bioness L300, Neurotrac Y Vitalestim: como sistemas de electroestimulación funcional que nos permiten trabajar diferentes movimientos de forma aislada o combinandolas con actividades de la vida diaria para los miembros inferiores, miembros superiores, tronco y la musculatura orofacial. 
  • Dispositivos robóticos efectores finales (Pablo, Diego, Amadeo, Armeo…): como sistemas robóticos que permiten trabajar los miembros inferiores, miembros superiores, control de tronco y control cefálico, mediante realidad virtual inmersiva y no inmersiva, con feedback visual mediante juegos o actividades funcionales 
  • Gloreha: dispositivo tecnológico con un guante robótico para la rehabilitación del miembro superior (incluida la mano).
  • Exeira: como dispositivo tecnología de valoración y rehabilitación de última generación con realidad virtual, sensorización inercial y de EMG. 

Todas ellas son llevadas a cabo por nuestros diferentes terapeutas, en todos los centros de Neuron.

Referencias:

  1. Lesiones medulares [Internet]. Who.int. [citado el 18 de marzo de 2022]. Disponible en: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/spinal-cord-injury
  2. Hospital de Parapléjicos de Toledo. Castillalamancha.es. [citado el 18 de marzo de 2022]. Disponible en: https://hnparaplejicos.sanidad.castillalamancha.es/es/content/cuales-son-los-tipos-de-lesion-medular
  3. Sindromes medulares [Internet]. Neurowikia.es. [citado el 18 de marzo de 2022]. Disponible en: http://www.neurowikia.es/content/sindromes-medulares

David Rodríguez Martínez, Terapeuta Ocupacional especializado en infancia y neurología.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te
puede interesar

Suscríbete a nuestra
newsletter

Categorías

Etiquetas