La afasia y su tratamiento a través de la logopedia

afasia

Llamamos afasia a la alteración directa del lenguaje que impide una correcta comunicación, ya sea verbal o escrita, producida por un accidente cerebrovascular, lesión cerebral o de aparición progresiva tras un tumor o enfermedad neurodegenerativa. Esta alteración comunicativa puede afectar a la capacidad expresiva, comprensiva e incluso a ambas a la vez de mensajes verbales y/o no verbales. Esto supone un trastorno a la persona y su entorno no solo a nivel comunicativo, puesto que también entra en juego la parte emocional, ya que verse privado de una capacidad esencial como es la comunicación, supone una barrera que limita la participación social. La logopedia especializada en daño cerebral puede ayudar tanto a adultos, niños y jóvenes a desarrollar y alcanzar sus metas de comunicación, a través de terapia en la que se trabaja directamente con la persona y su círculo más cercano. 

¿QUÉ TIPOS DE AFASIA EXISTEN?

Podemos clasificar las afasias según la fluidez, la comprensión, la capacidad de repetición y de denominación en: 

TIPOS DE AFASIA EXPRESIÓN COMPRENSIÓN REPETICIÓN DENOMINACIÓN COMPRENSIÓN LECTORA ESCRITURA
AFASIA de BROCA   No fluida Parcialmente conservada Alterada Alterada Alterada Alterada
AFASIA de WERNICKE   Fluida parafásica Alterada Alterada Alterada Alterada Alterada
CONDUCCIÓN   Fluida parafásica Par. conservada Alterada Alterada Par. conservada Alterada
GLOBAL   No fluida Alterada Alterada Alterada Alterada Alterada
TRANSCORTICAL MOTORA No fluida Par. conservada Par. conservada Par. conservada Par. conservada Alterada
TRANSCORTICAL SENSITIVA Fluida Alterada Par. conservada Alterada Alterada Alterada
TRANSCORTICAL MIXTA No fluida Alterada Par. conservada Alterada Alterada Alterada
ANÓMICA   Fluida Par. conservada Par. conservada Alterada Par. conservada Par. conservada

¿CÓMO PUEDE AYUDAR LA LOGOPEDIA NEUROLÓGICA EN LA AFASIA?

El abordaje logopédico de la afasia irá encaminado a mejorar la calidad de vida de la persona que la sufre. Nuestro objetivo primordial como logopedas será el de dotar una comunicación efectiva, ya sea mediante la restauración del lenguaje o haciendo uso de sistemas alternativos de comunicación. Dicho tratamiento requiere un esfuerzo compartido entre la persona, el terapeuta y su familia. Si bien, la recuperación en muchos casos es parcial, por lo que debemos centrarnos en conseguir que la comunicación sea lo más funcional para la persona. Trabajar un lenguaje significativo, actividades motivantes y centradas en la persona y su entorno favorecerán mejoras a nivel neurorrehabilitador.

En Neuron realizamos una valoración exhaustiva de la comunicación de la persona. Analizando la comprensión, expresión, lectura, escritura, así como los intereses de la persona, actividades previas, gustos y aficiones, además de aquellos aspectos que puedan interesarnos a nivel comunicativo. Una vez hemos recabado toda esa información, establecemos objetivos con la persona y/o con su familia para centrar la intervención. 

Dentro de la intervención, solamente utilizamos técnicas basadas en la evidencia científica actual, basada en la persona y utilizando la tecnología más actual para el abordaje de la comunicación. 

¿CÓMO PUEDE AYUDAR LA FAMILIA A UNA PERSONA CON AFASIA?

Una de las cosas más importantes en la rehabilitación de la comunicación es aplicar lo trabajado en terapia en su día a día, por lo tanto, la familia y el entorno directo de la persona con afasia juega un papel fundamental en el tratamiento.

Como hemos leído, las personas con afasia pueden tener dificultades al hablar o entender el mensaje, por lo que es importante tener en cuenta ciertos aspectos a la hora de comunicarnos. Cuando hablamos con ellas, lo óptimo es que sea en un entorno tranquilo, sin demasiados estímulos externos que puedan alterar la comunicación. Mantener un contacto visual entre los interlocutores favorecerá que podamos extraer parte de la información que nos quiere expresar a través de los gestos o emociones.

A la hora de dirigirnos a ellas, es importante que lo hagamos con un lenguaje sencillo, no infantilizado, utilizando frases cortas y asegurándonos que ha comprendido nuestro mensaje.

En el caso de que sea la persona con afasia la que quiera comunicarse, debemos dejarle expresarse teniendo paciencia ante cualquier dificultad que pueda ir apareciendo, evitando hablar por él y dejándole el tiempo necesario para hablar.

La idea es hacer partícipe de la comunicación a la persona en todos los entornos que sean posibles, fomentando a que exprese y comparta sus ideas y pensamientos, siempre y cuando la actividad le suponga un estímulo y no una obligación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te
puede interesar

Suscríbete a nuestra
newsletter

Categorías

Etiquetas