El lokomat es un sistema robótico diseñado para la rehabilitación funcional de la marcha en personas que sufren secuelas producidas por un daño neurológico tanto a nivel cerebral como en la médula espinal.

Gracias a este dispositivo robótico nuestro equipo puede guiar a la persona para que reproduzca un patrón de marcha fisiológico durante un tiempo más prolongado, pudiendo realizar un gran número de repeticiones, que es lo que el sistema nervioso necesita para aprender un movimiento de forma correcta.

 

Has sufrido un ictus y necesitas rehabilitación de la marcha

El equipo está formado por varios componentes, que permiten ajustar los parámetros para usar el lokomat con todo tipo de personas con daño neurológico, ya se encuentren con mayor o menor afectación o en estadios agudos o crónicos. Gracias a este robot podemos conseguir una rehabilitación funcional de la marcha.

Robótica y daño cerebral: lokomat

Lokomat nos permite reproducir un patrón de marcha fisiológico durante un número de repeticiones suficiente para que se produzca un aprendizaje en el sistema nervioso. Estos son sus principales componentes:

  • El tapiz rodante, sobre el que camina la persona.
  • El sistema de suspensión del peso corporal para quitar o poner más peso sobre las piernas de la persona.
  • Los dispositivos electromecánicos, que nos permiten ajustar la fuerza con la que el robot mueve las piernas de la persona. De esta forma podemos desde realizar una asistencia máxima hasta una resistencia buscando la mayor activación posible de la musculatura.
  • El software, que nos permite desde ajustar los rangos de movimiento de las articulaciones para aumentar o disminuir la zancada; o crear un plan de tratamiento específico de fuerza o cambios de velocidad.

Rehabilitación tras una lesión neurológica

Gracias a la robótica, los terapeutas podemos ofrecer a las personas un entrenamiento intensivo y repetitivo, premisas básicas evidenciadas para conseguir plasticidad neuronal y reaprendizaje del cerebro.